lunes, 23 de agosto de 2010

Crisis de los veintitantos...

Alguien, cuyo nombre no sé escribió lo siguiente:

SINDROME DE LOS VEINTITANTOS

"Le llaman la 'crisis del cuarto de vida'. Te empiezas a sentir inseguro y te preguntas dónde estarás en un año o dos, pero luego te asustas al darte cuenta que apenas sabes donde estás ahora!
Te empiezas a dar cuenta de que hay un montón de cosas sobre ti mismo de las que no sabías y que quizás no te gusten. Te empiezas a dar cuenta de que tu círculo de amigos es más pequeño que hace unos años atrás.
Te das cuenta de que cada vez es más difícil ver a tus amigos y coordinar horarios por diferentes cuestiones: trabajo, estudio, pareja, etc... Y cada vez disfrutas más de esa cervecita que sirve como excusa para charlar un rato.
Las multitudes ya no son 'tan divertidas'...hasta a veces te incomodan. Y extrañas la comodidad de la escuela, de los grupos, de socializar con la misma gente de forma constante. Pero te empiezas a dar cuenta que mientras algunos eran verdaderos amigos, otros no eran tan especiales después de todo.
Te empiezas a dar cuenta de que algunas personas son egoístas y que, a lo mejor, esos amigos que creías cercanos no son exactamente las mejores personas que has conocido y que la gente con las que has perdido contacto resultan ser los más importantes para ti. Ríes con más ganas, pero lloras con menos lágrimas, y con más dolor. O quizás te acuestes por las noches y te preguntes por qué no puedes conocer a alguien lo suficientemente interesante como para querer conocerlo mejor.
Pareciera como si todos los que conoces ya llevan años de novios y algunos empiezan a casarse. Quizás tú también amas realmente a alguien, pero simplemente no estás seguro si te sientes preparado para comprometerte por el resto de tu vida. Atraviesas por las mismas emociones y preguntas una y otra vez, y hablas con tus amigos sobre los mismos temas porque no terminas de tomar una decisión. Los ligues y las citas de una noche te empiezan a parecer baratos, y emborracharte y actuar como un idiota empieza a parecerte verdaderamente estúpido. Salir tres veces por fin de semana resulta agotador y significa mucho dinero para tu pequeño sueldo. Miras tu trabajo y quizás no estés ni un poco cerca de lo que pensabas que estarías haciendo. O quizás estés buscando algún trabajo y piensas que tienes que comenzar desde abajo y te da un poco de miedo. Tratas día a día de empezar a entenderte a ti mismo, sobre lo que quieres y lo que no. Tus opiniones se vuelven más fuertes. Ves lo que los demás están haciendo y te encuentras a ti mismo juzgando un poco más de lo usual porque de repente tienes ciertos lazos en tu vida y adicionas cosas a tu lista de lo que es aceptable y de lo que no lo es. A veces te sientes genial e invencible, y otras... solo, con miedo y confundido.
De repente tratas de aferrarte al pasado, pero te das cuenta de que el pasado cada vez se aleja más y que no hay otra opción que seguir avanzando.
Te preocupas por el futuro, préstamos,dinero... y por hacer una vida para ti.
Y mientras ganar la carrera sería grandioso, ahora tan solo quisieras estar compitiendo en ella.
Lo que puede que no te des cuenta es que todos los que estamos leyendo esto nos identificamos con ello. Todos nosotros tenemos 'veintitantos'y nos gustaría volver a los 15-16 algunas veces.
Parece ser un lugar inestable, un camino en tránsito, un desbarajuste en la cabeza... Pero TODOS dicen que es la mejor época de nuestras vidas y no tenemos que desaprovecharla por culpa de nuestros miedos..."




Bueno, yo tengo 23, así que por definición encajo perfectamente en este síndrome. Pero bebo aceptar que tiene razón en cada cosa que dice... Uff, cuántos miedos surgen muchos a mi edad. Miedo al futuro, al mercado laboral, a terminar la carrera y no saber qué corno hacer con ese título que tanto costó. Miedo a que el trabajo que pudiste conseguir no te dé un mango para nada...
Y sí, ves como muchos ya empiezan a organizar su vida, y uno se pregunta ¿Y yo para cuándo? Y todo se ve difícil y lejano. Ya no tenés a quien pedirle ayuda, sólo contás con la experiencia de tus padres, lo que leíste en los libros y los consejos de los amigos. Pero en sí, nada concreto. Ahora le toca a uno, uno contra el mundo, uno en el mundo. Y me pasa que me pregunto, ¿cómo hace la gente para comprarse casas o autos? Si los sueldos que ofrecen a penas sirven para el día a día. Ni hablar si querés al fin independizarte, el destete como lo llamo yo. Hágase hombre y váyase de la casa. Sumamente complicado. La plata no alcanza. Y si estás solo, o algo así, es casi imposible dar el gran paso. Además del miedo y obligaciones que eso conlleva. Pero claro, llega esta edad y te das cuenta que tu casa es la casa de tus viejos, ahora sos un huésped que en algún momento debe irse a emprender su propio camino.Uno ya busca su lugar en el mundo, la privacidad, la libertad. Pero hoy en día, solo, es misión casi imposible.
Y sí, a los amigos cuesta verlos, ellos trabajan, estudian, tienen sus novios, novias, maridos, esposas e incluso hijos. Y uno también tiene sus propias responsabilidades, la agenda ahora es full time... Entonces uno, indirectamente se va alejando. Es inevitable, nos toca, por separado, formar nuestras propias vidas. Y uno apela, en los ratos de ocio, a los salvadores de distancias, la computadora, el celular... Lo que sea viene bien. Y sí, con ellos siempre las mismas charlas sobre la incertidumbre del futuro, pero también las risas y el llanto.
Y sí, se complica todo. Si uno busca/encuentra a un hombre, una mujer sabe que esa persona puede ser la que te acompañe para el resto de los días. Ya no existe eso de probar por probar, o sí existe, pero es menos corriente, los tiempos urgen y la soledad es abrumadora. Y sí, el otro tal vez tenga distintos planes, o tal vez no se anime aún a formar su camino. Entonces uno tendrá que hacer tripas corazón y seguir nuevamente el rumbo solitario. No no, uno ya no tiene todo el tiempo del mundo para esperar.
Y sí, recibirse es todo un desafío, y si no encontrás trabajo? Qué hacer con ese título, a dónde llevarlo... Pasa la graduación y uno se queda con el muerto en el placard. Te enseñaron muchas cosas, pero no qué hacer con eso... Y uno pasa de ser un flamante estudiante avanzado a un recién recibido, o sea, no estás para el laburo del primero ni para acceder a los beneficios totales de un buen profesional, porque sos novato aún.
Y sí, te pagan miseria... Con 2000 pesos no hacés nada, el cine con el novio, la cerveza con los amigos y chau! No queda nada en la billetera. Además esta es la parte donde surgen más gastos: la tarjeta de crédito, la ropa para trabajar, las vacaciones, etc., etc.

Pero pese a todo lo expuesto anteriormente, creo que tiene razón la persona que escribió el texto antes citado. Es la mejor etapa, atrás quedaron los mejores recuerdos de la infancia y la adolescencia, y por delante te queda el resto de tu vida.Todo para hacer, todo para engendrar. Sólo habrá que andar con cuidado para cometer la menos cantidad de errores posibles. Y claro, deshacerse de los miedos. Miedo que a veces ni siquiera son nuestros. Y entonces sí, pasar a la acción. Si nuestros padres pudieron, nosotros también. Contamos con sus errores para no cometerlos nosotros. No es tarea fácil avanzar por esta vida, uno a veces se siente fuera de todo. Chico para muchas cosas, grande para otras. Las prioridades cambiaron, ya no más las salidas, los amigos, los juegos. Ahora el trabajo, los proyectos, la pareja, el banco, etc. Pero esto es la vida. Y la etapa que sigue, acaso también es hermosa. Sólo hay que echar a volar.

3 comentarios:

  1. Hola... y? que tal te fue? tengo 21 y lo estoy viviendo.. besos

    ResponderEliminar
  2. eso sale en un video de benshorts ._.

    ResponderEliminar

Siempre serás bienvenido en Mi Pequeño Mundo